La gran lista de los alimentos prohibidos para gatos

Hacía un tiempo que no colgábamos ningún post, eso es porque os estábamos preparando este gran post sobre los alimentos prohibidos para gatos. Hemos intentado recopilar todos y cada uno de los alimentos, plantas y sustancias que pueden hacerle pasar un mal rato a nuestro gato si los ingiere.

Alimentos prohibidos para gatos

Vamos a empezar nuestra lista con alimentos y bebidas que podríamos llegar a encontrar en cualquier cocina. Tened en cuenta que el gato no es un humano y que, por lo tanto, no asimila igual los alimentos que nosotros.

Chocolate

El chocolate tiene teobromina, una sustancia que los gatos eliminan muy lentamente de su organismo. Por lo que si el minino come en grandes cantidades o de forma continuada puede llegar a intoxicarse, cosa que podría provocarle aceleración del ritmo cardíaco, diarreas, vómitos, fallos sistémicos, coma y, finalmente, la muerte.

Leche

Una vez el felino es destetado empieza a generar intolerancia a la lactosa, cosa que puede provocarle diarreas y problemas estomacales (aunque no resulta mortal). Aunque también hay mininos a los que les sienta bien es aconsejable darle en pequeñas cantidades.

Resulta curiosos que la leche, siendo una bebida tan asociada a los gatos, pueda llegar a ser perjudicial para nuestro peludo.

Carnes Saldas y Embutidos

Estos no resultan tóxicos para nuestro gato, pero hay que ir con mucho cuidado pues la concentración de sal y grasas que hay en estos alimentos no está pensado para el organismo de los gatos. Ingeridos de forma periódica pueden llegar a provocar hipertensión y pancreatitis.

Alcohol

Los gatos, al ser más pequeños que nosotros y tener un metabolismo más rápido que nosotros, no metabolizan bien el alcohol. En pequeñas cantidades no es tóxico, pero provocaremos que el animal se desoriente, se vuelva impredecible y padezca incontinencia urinaria. Y en mayores cantidades puede provocarle la muerte.

Aguacate

El aguacate no se consideraría un alimento tóxico para nuestro gato, pero al ser una fruta grasa, puede provocar pancreatitis y trastornos estomacales muy graves. Además, parece ser que el aguacate contiene una sustancia (en todo el aguacate) que se llama Persin y que puede provocar irritación gastrointestinal, vómitos, diarrea, dificultad respiratoria, congestión, acumulación de líquido alrededor de los tejidos del corazón e incluso la muerte.

Aunque dependiendo de donde lo hayamos mirado dice que solo afecta a los perros nosotros no nos arriesgaríamos a dárselo a Sora.

Nueces de Macadamia y Frutos Secos en General

Aunque los frutos secos estén totalmente libres de sal no se recomienda dárselos a nuestro gato pues podrían provocar fallos renales, vómitos, diarreas y problemas digestivos

Pasas y Uvas

Este es un caso parecido al del aguacate, se sabe que a los perros no les sientan bien y les pueden llegar a producir insuficiencia renal. A los gatos no se está tan seguro, pero más vale prevenir que curar.

Azúcar

Este es otro alimento que no es tóxico para los gatos pero que es conveniente vigilar pues tiene los mismos efectos que tendría en nosotros pero con una cantidad muy menor.

Pescado Crudo

Otro clásico junto a la leche, siempre se tiene la imagen de que los gatos deben comer siempre pescado. Pero hay que tener en cuenta que el exceso de vísceras de pescado le pueden provocar al minino rigidez muscular (conocida como parálisis de Chastek). El motivo es que el pescado crudo contiene un componente que destruye la vitamina B1, cuya carencia provoca la parálisis.

Además, también es conveniente tener en cuenta que existe el parásito Anisakis que únicamente puede eliminarse cociendo el pescado o congelándolo. Por otra parte volvemos a recordar que las espinas son peligrosas para nuestro minino (como comentamos más arriba).

Limón

El limón (y los cítricos en general) puede provocar que nuestro gato sufra diarrea, vómitos y malestar estomacal debido a sus fuertes aceites esenciales. Pero, por suerte, los felinos sienten una fuerte repulsión por el olor de los cítricos, así que tampoco hará falta preocuparse mucho por ellos. 🙂

Condimentos, Sal y Bicarbonato

Los condimentos que usamos normalmente para cocinar (como la nuez moscada) tampoco son aptos para el consumo de nuestros amigos peludos. Así que es recomendable guardarlos en un lugar donde no tengan acceso.

Y el bicarbonato en grandes cantidades también es perjudicial para nuestros gatos. Así que cuidado con donde dejamos las cosas.

Semillas de Manzana, Albaricoque, Nectarina, Ciruela, Melocotón y Pera

Aunque hay quien afirma que las manzanas y las peras, por ejemplo, son frutas que no resultan tóxicas para los gatos, hay que tener en cuenta que los mininos son carnívoros puros, y no pueden comer según que cosas, especialmente hortalizas y verduras.

Aunque en grandes cantidades no resulten muy perjudiciales, las semillas de determinadas frutas (manzana, albaricoque, nectarina, ciruela, melocotón y pera) contienen un precursor de cianuro que puede resultar perjudicial hasta para los humanos (en grandes cantidades). El cianuro es un veneno muy potente que “asfixia” la célula, impidiéndole usar oxígeno. Como os podéis imaginar, hay que tener especial cuidado con que nuestras pelusas no ingirieran semillas de estas frutas.

Patatas Crudas

Otro de los alimentos prohibidos para gatos son las patatas crudas tienen una sustancia conocida como solanina (que también se encuentra en las hojas y en el tallo de la planta) que es amarga y muy tóxica, incluso para nosotros. Pero la parte buena es que si se hierve la patata pierde la solanina y se vuelve comestible para nuestro gato.

Tomates Verdes

Parece ser que los tomates (verdes) forman parte de la misma familia que las patatas y también contienen solanina (incluso el tallo y las hojas). Pero, como en el caso de las patatas, si se hierve ya se puede comer con toda tranquilidad.

Huevos Crudos

Los gatos, como nosotros, necesitan proteínas. El problema es que los huevos crudos pueden provocar que parásitos, como la salmonela, les inflamen el páncreas produciendo una pancreatitis. Así que si queréis darle huevos a vuestro minino lo mejor es dárselo cocido y en poca cantidad.

Hígado

Un poquito de hígado cocido una vez por semana no le provocará ningún daño a nuestro gato, pero dárselo a diario puede provocar una enfermedad llamada Hipervitaminosis A. El problema que tiene el hígado es que tiene una gran cantidad de vitamina A, que se puede llegar a acumular en el cuerpo de nuestro gato hasta alcanzar niveles tóxicos.

Además, recordemos que todos los animales de granja son tratados con antibióticos y demás sustancias que van directamente al hígado, que es el responsable de eliminarlas de la sangre. Así que lo mejor es evitar darle hígado a nuestro gato.

Huesos y Espinas

Sobre todo hay que ir con mucho cuidado con los huesos de pollo, que se astillan con más facilidad y pueden provocar desgarros y obstrucciones, tanto en el esófago como a nivel intestinal. Si normalmente le dais de comer pollo a vuestro gato procurad que sea deshuesado.

Comida para Perros

Al igual que una manzana no es una pera, un gato no es un perro. Por lo tanto, las necesidades alimentarias de ambos animales son totalmente diferentes. No creemos que pueda llegar a ser tóxico, pero puede pasar como con el atún pues la comida para perros no contiene taurina.

Recortes de Grasa

Al igual que para nosotros no es bueno comer recortes de grasa para los gatos tampoco lo es. Les pueden provocar trastornos gastrointestinales y pancreatitis.

Masa de Levadura

Parece ser que la masa de levadura, una vez ingerida, aumenta su tamaño y produce gases. Esto quiere decir que puede provocar que el estómago de nuestro minino ceda ante la presión y acabe por romperse.

Aunque, parece ser que se trata de una leyenda urbana pues antes de que el estómago llegase a romperse se produciría el vómito. Aunque, como siempre decimos, más vale prevenir que curar.Lúpulo

Ruibarbo

Al igual que las patatas y los tomates verdes, este alimento pertenece a la familia de la Belladona, un agente tóxico que puede causar problemas gastrointestinales.

Carne de Cerdo

La carne de cerdo no es no es tóxica de por si, incluso algunos piensos para gatos contienen carne de cerdo. Entonces, cual es el problema? Pues el problema está en la solitaria, un gusano que puede ser transportado por el cerdo y que puede instalarse en el intestino de nuestro gato (e incluso en el nuestro) si la carne no está bien cocinada.

Atún enlatado para consumo humano

El atún en si no es tóxico, pero carece de taurina. La taurina es un aminoácido imprescindible para el correcto funcionamiento del corazón (entre otros órganos) de nuestro minino. Por lo tanto, el problema reside en si se le da atún de forma habitual pues nuestro peludo empezaría a tener una deficiencia de taurina, cosa que le podría provocar problemas cardíacos.

Hay latas especiales de atún preparadas para gatos a las que les han añadido taurina.

Cebollas, Cebolletas, Puerros y ajos

Todos estos alimentos contienen tiosulfato, una sustancia que es difícil de procesar para nuestro gato y que provocará la destrucción de sus glóbulos rojos, lo que se conoce como anemia hemolítica, cosa que le quitará el apetito, y le provocará debilidad, apatía y vómitos.

Setas

Las setas también podrían considerarse un alimento prohibido para los gatos pues aunque no todas las setas son tóxicas para nuestros mininos hay muchas que si, incluso algunas que pueden crecer en nuestro jardín. Es más, como llevamos comentando a lo largo de este artículo, las setas que son comestibles para nosotros pueden no serlo para nuestro gato. Así que lo mejor es evitarlas todas.

Vinagre

Esto es un caso parecido al de los cítricos, tienen unos aceites esenciales muy fuertes que provocaran malestar en nuestro amigo peludo.

Plátano

Esta fruta no es letal para los gatos, pero si que les produce diarreas y malestar estomacal. Por eso mismo es mejor evitarla, incluso después de cocinarla.

Plantas prohibidas para gatos

También sabemos que los gatos necesitan, de vez en cuando, comer algo de verde pues les ayuda a conseguir ácido fólico, también les sirve de laxante y como forma de limpiar su estómago. Aunque también sabemos que se pueden llegar a comer nuestras plantas si no vamos con cuidado y le dejamos preparada su hierba. Por eso mismo os hemos preparado una lista con las plantas peligrosas para nuestro gato.

Begonias

Las begonias son plantas ornamentales muy bonitas. Pero si nuestro animal la ingiere padecerá ardor e irritación bucal, en los labios y en la lengua. Salivará en exceso y tendrá vómitos, además tendrá dificultades para tragar.

Eucalipto

El eucalipto es una planta cada vez más común (sobre todo su variedad arcoiris) y que puede producir vómitos, diarrea, debilidad y exceso de salivación.

Helecho Macho

El helecho macho es tóxico tanto para humanos como para los gatos al contener floroglucinoles muy venenosos. Provoca problemas gastrointestinales, vasculares y nerviosos.

Hiedra

Todas las partes de la hiedra son ligeramente tóxicas, excepto sus frutos que son extremadamente tóxicos. En contacto con la piel, y debido a los pelos que recubren la hiedra y la sabia de su interior, puede provocar dermatitis, erupciones, ampollas y úlceras. En caso de haberse ingerido, provoca malestar gastrointestinal acompañado de vómitos y diarrea, fiebre, espasmos musculares, excitabilidad y hasta el coma, dependiendo del peso y el tamaño del gato. Asimismo, en los casos más graves, puede llegar a causar la muerte por asfixia con parada respiratoria.

Lirio

Los lirios son de lo más tóxico para los gatos y lo que es peor, los mininos se sienten irremediablemente atraídos por ellas.  Resultan tan venenosas que no es necesario que el gato las coma, solamente con morderlas o incluso con que quede un poco de polen en los bigotitos o el pelaje puede llegar a ser peliagudo. Los síntomas son los siguientes: vómitos, pérdida del apetito y, en menos de 24 horas, el riñón deja de funcionar empeorando la situación del gato y poniendo su vida en peligro.

Lluvia Dorada (Ébano Falso, malpensados…)

El ébano falso es una planta totalmente tóxica para humanos y animales, especialmente sus semillas, ya que contiene citisina, una substancia conocida por ayudar a dejar de fumar.

La Flor de Pascua

Esta planta tan típica de navidad es totalmente tóxica, sobre todo el látex que hay en su interior. El contacto con el látex puede provocar dermatitis con irritaciones, comezón y ampollas. Y su consumo puede provocar dolor abdominal, diarrea, vómitos,  problemas gastrointestinales e irritación de la mucosa.

Difenbaquia

Como la planta de pascua, la Difenbaquia es una conocida planta de interior cuyo contenido en látex resulta tóxico para los gatos. No obstante, al comerla aparece una molesta irritación en la boca de los gatos, lo que hace que su intoxicación no sea muy frecuente. En el caso de ingestión, los síntomas incluyen inflamación de boca y garganta, vómitos y diarrea, asimismo, también puede provocar desagradables reacciones cutáneas con su roce.

Hortensia

De la hortensia resultan tóxicas tanto las hojas como las flores. En caso de ingestión, los síntomas que aparecen son vómitos, trastornos gastrointestinales como diarrea, dolor de tripita, malestar y falta de coordinación.

Sustancias prohibidas para gatos

A parte de la comida también hay que tener en cuenta que hay otras cosas que los gatos no digieren como nosotros pero que no calificaríamos de alimento, pero que está bien que tengamos en cuenta para evitar posibles problemas.

Cafeína y Teína

Si a nosotros la cafeína y la teína nos mantienen en un estado de excitación imaginad lo que hará con un animal que pesa más de 10 veces menos que nosotros. Afectan al corazón y al sistema nervioso y pueden llegar a ser tóxicas.

Aspirina

Este medicamento puede resultan muy tóxico para los gatos, más incluso que a los perros, ya que, al disolverse en el hígado, necesita de ciertas proteínas de las cuales carecen los gatos. Al no deshacerse completamente, los efectos de la aspirina perduran y es entonces cuando se vuelve tóxica para los gatos.

Los síntomas incluyen vómitos, diarreas, deshidratación, dolor abdominal, aumento de la frecuencia respiratoria y encía pálidas. Además, tras ingerir aspirina los gatos pueden contraer anemia en la médula ósea y daño hepático de gravedad.

Glicol Etileno

El glicol etileno forma parte del anticongelante y es lo que lo vuelve letal para los gatos. Tiene un sabor dulce, por lo que atrae a nuestras mascotas, y por desgracia no se necesita una gran cantidad de este elemento para causar daños muy graves. El veneno afecta al cerebro, el hígado y los riñones, y los síntomas incluyen comportamiento de ebriedad, euforia y delirio, falta de coordinación, vómitos, micción excesiva, diarrea, latidos rápidos del corazón, depresión, debilidad, temblores, desmayo y coma.

Xilitol

El componente de los chicles sin calorías puede llegar a ser muy tóxico ya que provoca que se libere insulina de improvisto en el cuerpo del animal, lo que provoca que el nivel de azúcar en sangre baje drásticamente. Los síntomas son similares a los mencionados en el glicol etileno, e incluyen falta de coordinación, vómitos, letargo, convulsiones y coma.

Estos son los principales alimentos y elementos tóxicos para nuestro gato. No descartamos, en un futuro, ampliar esta lista con muchos más!

Y, como siempre, os dejamos una lista de enlaces donde podéis encontrar más información: Gatólicos Anónimos, Maine Coon, Experto Animal, Eroski Consumer y Pet Darling.

No has tenido suficientes gatos?
Recíbelos en tu correo

Suscríbite a nuestra lista de correo para recibir los posts más interesantes sobre gatos!