Bastet, la diosa gato de Egipto

En este artículo os vamos a hablar de Bastet, la diosa gato de Egipto. Que hacía tiempo que no publicábamos ningún artículo sobre mitos y leyendas. 🙂

Bastet, la diosa gato

Bastet es la diosa egipcia a la que se representa con forma de gato o como una mujer con cabeza de gato y siempre lleva un sistro (un instrumento musical parecido a un sonajero) ya que le encanta que los humanos bailen a su alrededor.

La diosa gato protege a las embarazadas y encarna los aspectos positivos del Sol. También se la relaciona muy estrechamente con otra deidad egipcia, Sejmet, una mujer con cabeza de leona. Algunas fuentes las consideran dos caras de la misma moneda, siendo Bastet la versión pacífica que cuida de los humanos y Sejmet la contrapartida furiosa, estandarte de la guerra y de la venganza.

Así, cuando Bastet se enfurece se convierte en Sejmet y, a su vez, se puede apaciguar a esta última para que vuelva a ser un minino cariñoso. Cuentan las leyendas que Sejmet una vez estuvo a punto de aniquilar a la humanidad y que hubo que emborracharla a base de vino para que se olvidara de su enfado.

Bastet fue ganando popularidad a lo largo de los años del imperio egipcio. Su origen se remonta a la ciudad de Bubastis donde se le empezó a rendir culto y donde existen centenares de gatos momificados en su honor y en necrópolis específicas para ellos. Para rendirle culto, sus seguidores celebraban la fiesta de la embriaguez, en la que se emborrachaban, danzaban y cantaban para tener contenta a la diosga gato y que no se convirtiera en la diosa león.

Si queréis saber más sobre Bastet os dejamos un par de enlaces con más información: Wikipedia y La Tierra de los Faraones.