Cama para gato, para qué?

A quien no le ha pasado nunca que acabas de comprar unos cojines nuevos y el gato se va para allá para comprobar si realmente has hecho una buena compra. Se pone encima, da un par de vueltas, lo amasa mientras lo chupa y cuando se ha cansado y ha dado su visto bueno se recuesta contra él. En ese preciso instante te mira con cara de: “Claro, a mi me das la mierda cama de gato de los chinos y tu te quedas con este cojín tan blandito…”.

Me quedo con la cama para gato de los chinos y el cojín!

Eso es básicamente lo que te dice el gato, que tanto la cama para gato como el cojín pasan a ser de su propiedad. Qué motivo lleva a los gatos a que les guste tanto los cojines y las mantas? Pues básicamente que son blanditos y suaves, o no te has comprado el cojín para estar más cómodo en el sofá/silla? Pues eso, que ellos también quieren comodidad y si lo pueden tener en su cama para gato y en cojín pues mejor que mejor.