Cómo cepillar los dientes del gato?

En este artículo os vamos a hablar sobre cómo cepillar los dientes del gato… aunque no nos hacemos responsables de posibles mordiscos. 🙂

Lo dientes del gato

Los dientes, a parte de las uñas, son una herramienta muy importante en la vida de un gato. Pensad que ante cualquier problema o molestia con sus dientes o en su boca el gato dejará de comer, pues le resultará molesto. Así que es conveniente mantener sus dientes bien cuidados. Además que también mejorará su aliento. 🙂

Es necesario limpiarle los dientes al gato?

Antes de pasar a explicar cómo cepillar los dientes del gato sería conveniente indicar que no es estrictamente necesario pues hay algunos alimentos y productos que ayudan a cuidar la dentadura del gato y previenen el sarro.

El alimento seco en bolitas, al ser partido por los dientes del gato, tiene un cierto efecto abrasivo sobre los dientes que puede ayudar a prevenir la aparición del sarro. Normalmente el nombre del producto ya indica si está diseñado para cuidar de la higiene bucal de nuestro minino.

Pero intentar cepillar los dientes de un gato que no se ha acostumbrado de pequeño al cepillo de dientes puede llegar a suponer un verdadero quebradero de cabeza, pero para eso existen productos en aerosol que os pueden resultar más fáciles para el proceso y que solo tienen que rociarse en la boca del minino para eliminar el sarro. También hay otra alternativa que es utilizar un antiséptico líquido que se aplica en una gasa y se restriega contra los dientes del gato.

Cómo cepillar los dientes del gato?

Pero ya sabemos que a veces los gatos son muy señoritos y cuando no les gusta algo no vas a conseguir dárselo. Por eso mismo, si no conseguimos que se coma sus bolitas tendremos que sacar el cepillo de dientes.

Para empezar ni se os ocurra usar el dentífrico que usáis para lavaros los dientes, hay que comprar uno especial para gatos (o usar bicarbonato, aunque eso les acostumbra a repugnar) porque si no puede acabar con una intoxicación. Por otra parte hay que tener en cuenta que el cepillo que usamos nosotros es demasiado duro, así que conviene comprarle uno para niños pues tiene las cerdas más cortas y más suaves.

Se puede usar el mismo proceso que se usa para darle un pastilla al gato. Uno aguanta al minino envuelto en plan burrito y el otro le intenta abrirle la boca y darle a fondo con el cepillo. Aunque con esto os podéis llevar algún mordisco si el gato no está acostumbrado.

Si podéis acostumbrar a vuestro gato desde pequeño al cepillo de dientes lo verá como algo normal y pondrá ninguna pega (como pasaba a la hora de cortarle las uñas). Aunque otra opción la mar de interesante es convertir el momento del cepillado en un juego y que el minino vaya mordisqueando el cepillo él solito.

Si queréis más información sobre cómo cepillar los dientes del gato os dejamos un par de enlaces: La Loca de los Gatos y Eroski Consumer.