Cómo acariciar a un gato y no morir en el intento

En este artículo os vamos a dar algunos consejos sobre cómo acariciar a un gato. Que parece fácil, pero los gatos no lo son. 😛

Cómo acariciar a un gato

La idea principal sobre cómo acariciar a un gato es tener en cuenta que las caricias y los mimos son un parte del cuidado de un gato. Recordad que no deja de ser un ser vivo y que si queremos cuidarlo correctamente deberemos dedicar tiempo a jugar con él y a mimarlo.

Una vez dicho esto toca explicar algunas cosas, como por ejemplo que a un gato no se le debe dar golpecitos en la cabeza pues no les gusta y no se trata de un perro. Otra cosa a tener en cuenta es que la mejor forma de acariciar a un gato es desde la frente hasta donde empieza la cola pues no les gusta que se haga en sentido contrario porque va en contra del sentido del pelo y les puede resultar molesto. Cuando el gato os diga basta es basta, pues lo que podéis provocar es que se enfade y os acabe atacando.

Pero cómo acariciar a un gato no es la única cosa a tener en cuenta también os vamos a hablar sobre el dónde y el cuando, que los gatos son muy señoritos. 😛

Dónde acariciar a un gato

Esto depende del gato, pues a Sora no le gusta que le toquen en ningún otro sitio que no sea la cabeza, pero en cambio a un gato amigo suyo le encanta que le acaricien el lomo y no le gusta nada que le toquen la cabeza. Aunque por regla general, a los gatos, les gusta que les toquen el lomo y los flancos, y les encanta que les toquen la cabeza y la parte de encima de la cola con la que se vuelven locos.

Eso si, no les gusta que les toquen las patas ni la cola. Y odian, especialmente, que les toquen la barriga pues es el punto donde más vulnerables son y se sienten desprotegidos. Así que si alguna vez veis que vuestro gato se pone boca arriba dejando al descubierto su barriga no se la acariciéis.

Cuando acariciar a un gato

Como todos sabemos los gatos son animales muy especiales y no puedes acariciarlos cuando tu quieres si no cuando ellos te den su consentimiento. Esto puede pasar de dos maneras, la primera consiste en pedirle permiso acercándole la mano para que la olfateé, si el gato frota su barbilla o su cabeza con la mano entonces puedes hacer el siguiente movimiento que es acercar la mano poco a poco e intentar acariciarle la cabeza, si no se va ni se muestra agresivo quiere decir que puedes seguir. Es más, si el gato arquea la espalda y hace fuerza contra nuestra mano quiere decir que lo estamos haciendo de maravilla. Y la segunda que es cuando el propio gato te pide los mimos restregando su cabeza contra tu mano y quiere decir que tienes su total consentimiento. 🙂

Por otra parte hemos visto en algunas webs que no recomiendan acariciar a un gato mientras está acicalándose, nervioso o está comiendo. Pero en cambio a Sora le encanta que la acaricien mientras esta comiendo o mientras está amasando.

Si queréis saber más sobre cómo acariciar a un gato os dejamos un par de enlaces: Soy un gato y wikihow