Cómo jugar con un gato?

En este nuevo artículo os vamos a hablar sobre cómo jugar con un gato y dejarlo bien cansado para que no haga trastadas por la noche. 😛

Un gato se cuida solo

Hay mucha gente que adopta un gato con la idea de que ya se espabilan solos y lo único que se tiene que hacer es ponerles comida, agua, cambiarles la arena y poca cosa más. Pues bien, también hay que dedicarles tiempo para jugar con ellos y que se mantengan en forma.

Jugar para evitar malas conductas

En algunos artículos os hemos hablado sobre malas conductas en los gatos, como tirar cosas al suelo para llamar nuestra atención, y que una de las causas es un gato con demasiada energía y/o aburrido. Por eso mismo es recomendable jugar con ellos una media hora al día para dejarlos bien cansados, y también ayudará a fortalecer la relación que tiene con nosotros. 🙂

Qué uso para jugar con un gato?

Pues depende de cada gato. Tenéis un montón de opciones, desde los palos con cordel (que parecen cañas de pescar), láseres (que no recomendamos a menos que se le de alguna recompensa al final del juego para que no se frustre), ratones teledirigidos, etc. Aunque una caja de cartón también puede servir para esconderse y acechar los tobillos de los habitantes de la casa. 😀

A Sora, por ejemplo, lo único que le gustan son los cordeles o parecidos (cinturones de batas, cordeles de plástico que cuelgan de los abrigos, cordones de los zapatos, etc.) y pocas cosas más hemos conseguido encontrar que le llame la atención. Aquí tenemos un claro ejemplo de lo que os estamos diciendo. 😛

Pero lo que si que recomendamos es no usar nunca las manos (lo sabemos, es difícil no hacerlo cuando son pequeñitos 😛 ) pues cualquier movimiento que hagamos con la mano lo interpretarán como un juego e intentarán cazarla y ya sabéis que los gatos tienen unos dientes muy afilados. 😛

Cómo jugar con un gato?

Como ya sabéis los gatos son cazadores y les gusta acechar a sus presas y cazarlas. Por lo tanto, habrá que hacer que el juguete se convierta en una presa de verdad y para ello usaremos los siguientes consejos:

  • Id cambiando de juguetes para evitar que el gato se canse.
  • Alternad los movimientos rápidos y lentos del juguete.
  • Esconded el juguete o alejaos con él para que el gato lo persiga un rato o lo busque y planifique su ataque.
  • Dejad que el gato capture a su presa y que se recreé un rato con ella antes de volver a empezar.

A parte de los juguetes también hay varios juegos con los que se puede jugar con ellos. Como por ejemplo escondernos tras una esquina y llamar a nuestro gato para que se acerque sigilosamente, y cuando asomemos la cabeza se parará en seco para que no le detectemos. Así hasta que llegue hasta nosotros, nos toque y salga corriendo. 🙂

Eso sí, cuando acabéis de jugar (si habéis usado algún juguete) guardad bien el juguete pues ya sabéis lo brutos que son los gatos y aún son capaces de tragarse el juguete por accidente. Además, si lo tenéis escondido siempre hay el factor sorpresa porque si siempre lo tienen a la vista pueden llegar a aburrirlo. 🙂

Si queréis más información sobre cómo jugar con un gato os dejamos un par de enlaces: FunCatWeb y Eroski Consumer.