Dormir con gatos, ventajas e inconvenientes

En este artículo os vamos a hablar de las ventajas e inconvenientes de dormir con gatos y nuestras experiencias con Sora… 🙂

Dormir con gatos

Seguro que en más de una ocasión habéis dejado que vuestro gato durmiese con vosotros en la cama, ya sea a vuestros pies o a vuestro lado. Evidentemente esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como todo en esta vida.

Inconvenientes de dormir con gatos

Uno de los inconvenientes de dormir con gatos es que vuestra cama va a acabar llena de pelos aunque esto puede solucionarse si cubrimos la zona donde acostumbra a dormir con una manta vieja… pero como sea un poco revoltoso la solución se va a ir al traste. Otro inconveniente es que el gato a la mínima que nota movimiento se despierta y empieza a poner orden a base de bufidos, zarpazos y mordiscos (no necesariamente por ese orden), así que si os movéis mucho mientras dormís os deseamos buena suerte. Como sabréis los gatos son animales nocturnos y, por lo tanto, serán más activos de noche pudiendo llegar a despertaros, en caso de que ocurriese no le deis de comer ni juguéis con él pues le estaréis premiando por haberos despertado y seguirá haciéndolo.

Ventajas de dormir con gatos

En invierno hace mucho frío y se agradece mucho tener un pequeño calefactor en los pies para que te los caliente. Además hacen mucha compañía, sobre todo notando su ronroneo mientras duermen, es muy relajante. Por otro lado ayuda a fomentar el vinculo con nuestro gato, cosa que siempre resulta interesante para que nuestro gato gane confianza con nosotros.

Sabemos que parecen pocas ventajas, pero creemos que tienen más peso que los inconvenientes.

Últimas anotaciones

Tras las ventajas e inconvenientes os vamos a comentar que hay situaciones en las que es poco recomendable dormir con gatos. Estas serían, por ejemplo, padecer alergia a los gatos o asma. Pensad que si dormimos con nuestro gato estaremos muchas horas a su lado y esos problemas podrían agravarse.

Comentábamos que los gatos son animales nocturnos, pero eso no quiere decir que no pueda cambiarse los hábitos de nuestro minino. Para ello hay que incitarlo a hacer ejercicio durante el día y dejando que duerma poco para así por la noche tenerlo bien cansado y que caiga rendido. 🙂

Y una última cosa antes de acabar el artículo es que no cambiéis de idea cada semana sobre dejar a vuestro gato dormir con vosotros pues los gatos son animales de costumbres y cuando se acostumbra a dormir acompañado después no entenderá lo que pasa, se pondrá nervioso y aún será peor. Así que ya de buen principio debéis decidir donde dormirá vuestro gato.

Si queréis saber más sobre el tema de dormir con gatos os dejamos un par de enlaces: Gatos domésticos y Mis Mascotas.