El gato con botas o el gato en la bota?

Hoy vamos a hablar sobre el cuento de «El gato con botas». No hemos encontrado ningún gato con botas en  nuestra incursión habitual en busca de imágenes, pero hemos encontrado un simpático minino en una bota. No es lo mismo, pero es lo que más se ha acercado. 🙂

Un gato con botas?

El cuento de «El gato con botas» explica la historia de un gato, herencia que le deja un pobre campesino a uno de sus hijos. El nuevo dueño del gato ve que poca cosa hará con él y decide comérselo para así saciar su estómago vacío. Pero antes de que esto suceda el gato le dice que si le da un par de botas y una bolsa le sacará de la pobreza. Y así empieza la historia, si hay alguien que no conozca la historia o que le interese releerla os dejamos un enlace al cuento.

La moralidad del cuento

Según puede leerse en la propia wikipedia el cuento tiene una dudosa moralidad o carece de ella. Cosa que tiene sentido puesto que hay un momento en el cuento donde el gato amenaza a los aldeanos para que digan que trabajan para el Marqués de Carabás (en versiones modernas convierten la amenaza en una alianza para hacer fuera al ogro malvado), cosa que implica que el protagonista es alguien que hace lo que haga falta para conseguir sus fines. Concepto alejado de lo que enseñan la mayoría de cuentos.

Otro punto discordante es el hecho de que el gato, después de engañar al ogro, se lo acabe comiendo para hacer que su amo se convierta en el Marqués de Carabás. En la mayoría de cuentos los personajes principales no acostumbran a actuar de mala fe sino que simplemente se defienden o hacen justicia cuando algún personaje malvado les hace, o intenta hacer, una mala jugada (Hänsel y Gretel, El lobo y las siete cabritillas, La caperucita roja, etc.).

Si hay cosas malas entonces qué enseña?

Quizá lo único que enseña que debes confiar en los demás y aprender a delegar, cosa que hace el dueño del gato cuando éste le dice que si le deja hacer el trabajo verá que su herencia no es tan pobre como piensa. Aunque también está el contrapunto de que lo hace porque el pobre campesino no tiene nada que perder y si el gato es capaz de conseguir algo, por pequeño que sea, ya será más que haber perdido el almuerzo.