Especies invasoras. El gato es una de ellas

En este nuevo artículo de Gato Vago os vamos a hablar de algo que, posiblemente, poca gente sepa. Los gatos forman parte de las 100 peores especies invasoras.

En serio el gato es una de las peores especies invasoras?

Pues sí, el gato es una de las peores especies invasoras. Ya hemos comentado en varios artículos que los gatos son unos excelentes cazadores y que están diseñados para no dejar escapar fácilmente a su presa. Por eso mismo, el gato se empezó a domesticar, para acabar con las plagas de ratas y ratones. Los barcos también empezaron a usarlos para evitar que los ratones acabasen con sus provisiones y mercancías, de ahí que el hombre haya sido el principal causante de que los gatos se hayan tendido por todo el mundo ya sea como animal silvestre o como animal doméstico.

Efecto de las especies invasoras

Posiblemente aún tengáis vuestras dudas, pero un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas asegura que su acción en islas pequeñas (menos de 290Km²) ha contribuido a la extinción de, al menos, el 14% de los vertebrados extintos. Actualmente, su presencia amenaza el 8% de las especies de aves, mamíferos y reptiles catalogadas en peligro crítico por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Entonces el gato doméstico no esté entre las especies invasoras

Sí que lo está. Y lo que es peor es que no caza para alimentarse. Se calcula que, únicamente, en el Reino Unido los gatos son los responsables de 220 millones de animales muertos anualmente.

Con esto no queremos decir que los gatos sean malos, ya sabéis que nos encantan. Si no no hubiésemos hecho esta página web. Pero las cosas están muy claras, los gatos son unos cazadores muy buenos y eso unido a que los humanos los hemos propagado por el mundo ha propiciado esta situación.

Os dejamos varios enlaces sobre los estudios que os hemos comentado de los gatos como especies invasoras: RTVE, La ciencia y el hombre y CSIC.

Como curiosidad os añadiremos que en algunos lugares del mundo le ponen un cascabel al gato para, precisamente, impedir que pasen cosas como estas. Al llevar cascabel es imposible que puedan acercarse a su presa sin hacer ruido, cosa que provoca que los animalitos puedan huir a tiempo.