Esterilización de gatos y la castración

Hoy os vamos a hablar sobre la esterilización de gatos y la castración.

Esterilización de gatos y la castración

Hay mucha gente que cree que esterilización y castración son sinónimos, pero no es así. Hay ligeras diferencias entre una cosa y la otra que hay que tener en cuenta.

Esterilización de gatos

Vamos a empezar con la esterilización de gatos. Este proceso quirúrgico consiste en volver al gato estéril mediante una ligadura de trompas en el caso de la hembra o una vasectomía en el caso de los machos. Pese a que la esterilización los deja estériles no elimina sus instintos sexuales y seguirán entrando en la etapa de celo, cosa que quiere decir que estarán nerviosos, seguirán maullando, intentarán escaparse de casa y seguirán dejando un desagradable olor en su orina.

Castración de gatos

La castración tiene la misma función que la esterilización de gatos pero evitando las molestias del celo. En este caso se eliminan por completo sus instintos sexuales mediante la extirpación de las glándulas genitales productoras de hormonas (testículos y ovarios).

Puesto que los gatos ya no tienen esa necesidad de procreación ya no se alejan tanto de casa porque no tienen necesidad de tener un territorio tan grande. Además de evitar que se peleen con otros gatos y vuelvan con parásitos o heridas de todo tipo. También hará que los gatos se vuelven más dóciles, más cariñosos y tranquilos (aunque no siempre).

Pero, como pasa con todo en esta vida, no todo es bueno. También tiene la contrapartida de que el gato tenderá a ganar peso puesto que la extirpación de los órganos sexuales repercute en la forma en que el organismo usa los nutrientes. Así que tocará reducir la cantidad de alimento que se le da al minino (o darle un pienso especial para gatos castrados) y jugar con él para que haga ejercicio.

Esterilización de gatos o castración?

La respuesta a esta pregunta dependerá de si el celo resulta algo problemático y molesto. Si la respuesta es si la mejor opción es la castración. En caso contrario, si el celo no resulta algo molesto, pues entonces la esterilización puede ser la opción a seguir.

Aunque también debemos decir que, quizá, la opción más recomendada es la castración puesto que conseguiréis que vuestro gato no salga tanto de casa evitando los problemas que eso conlleva y se volverá más cariñoso.

Hay otras opciones a la castración y a la esterilización?

Haberlas haylas, como lo sería la castración química. Aunque por lo que hemos leído no es una práctica demasiado común y acostumbra a ser bastante molesto puesto que tienes que llevar al gato al veterinario de forma regular para que le pongan la dosis que le toca. Además que, parece ser, que provoca efectos secundarios bastante graves.

Como siempre, os incluimos un par de enlaces por si queréis saber un poco más: Mundo Animalia y Pet Darling.