Gato british shorthair o británico de pelo corto

Hoy empezamos la nueva categoría de razas de gatos hablando del gato British Shorthair que se traduciría como Británico de Pelo Corto!

De donde procede el Británico de Pelo Corto?

Pues según parece la historia del gato British Shorthair se remonta a la época de los romanos, concretamente cuando desembarcaron en la isla de Britania. Como ya os contamos en otros artículos los gato se usaban para mantener a raya las ratas en los barcos y así empieza la historia del Británico de Pelo Corto, con el cruce de gatos romanos con los gatos autóctonos de la isla. Por lo menos eso es lo que se cree.

El señor Harrison Weir, finales del siglo XIX, fue el impulsor del gato British Shorthair haciendo cruces entre los ejemplares callejeros más bonitos. Además, este hombre, fue el que organizó la primera muestra de gatos en 1871 en el Crystal Palace de Londres, no hace falta decir que el Británico de Pelo Corto fue uno de los más populares junto con el gato persa. Y se les llamó así para distinguirlo de gatos extranjeros.

Pero durante la primera y la segunda guerra mundial la supervivencia de la raza British Shorthair peligró debiendo recurrir al cruce con otras razas, como la Persa, para hacer resurgir a los Británicos de Pelo Corto con más fuerza y un aspecto renovado. La raza ganó en estatura, en robustez y sus formas se redondearon dándole el aspecto actual.

Características del gato British Shorthair

Una de las cosas que más llama la atención del Británico de Pelo Corto es su físico. Es un gato bastante grande, robusto y ancho. Su aspecto es el de un gato fuerte y potente, cosa que demuestra siendo un gran cazador.

Pese a lo fiero que lo hemos descrito (realmente parece un peluche), es un gato dulce y mimoso al que le encantan las caricias y los mimos. También es muy tranquilo, aunque eso no quiere decir que no le gusten los juegos incluso después haber alcanzado la edad adulta. Eso sí, tened en cuenta que es un gato muy dependiente y que lo tendréis casi siempre encima.

Un gato British Shorthair, por favor!

Pues si después de esta descripción queréis tener un Británico de Pelo Corto lo único que debéis hacer es ir a vuestra protectora de animales más cercana y ver si tienen alguno (ya sabéis que estos son los primeros), en caso contrario echad un ojo por la protectora que seguro que tienen alguno que necesita cariño. 😉

Y como siempre, si vuestra curiosidad no ha quedado satisfecha os añadimos un par de enlaces: Mundo Gatos y Wikipedia.