Gato encerrado, aquí hay gato encerrado!

No sufráis amigos de los gatos, no hemos encerrado a ningún gato. Se lo propusimos a este amable minino para poner una imagen que concordase con el tema del post, pero automáticamente le cambió la cara y se le quedó la de la foto: «Inténtalo y te arranco los ojos» nos dijo con la mirada. Realmente da miedo… 🙁

Aquí hay gato encerrado!

El otro día hablando con unos amigos salió este dicho y nos preguntamos de donde salía. Pues bien, después de indagar un poco encontramos este blog que comenta que nos tenemos que remontar a los siglos XVI y XVII donde se puso de moda llamar gato a la bolsa donde se guardaba el dinero. Como es habitual, incluso en la actualidad, la gente llevaba a su «gato» bien escondido para que a los ladrones no pudiesen robar su dinero. Cuando algún ratero detectaba que había alguien que llevaba algo escondido le decía a sus compinches que: «Aquí hay gato encerrado».

Vale, pero de donde viene lo de gato?

Por qué se le llamaba gato a la bolsa del dinero? Pues no se sabe con seguridad. Hay quien dice que es debido a que por aquel entonces el bolso se hacía con piel de gato (eran otros tiempos) y de ahí que adoptase ese nombre. Otra versión se decanta por el hecho de que a los rateros se les llamaba gatos debido a su habilidad para ser sigilosos y pasar desapercibidos. Cual de ellas es cierta? Quizá una de estas, quizá las dos o, incluso, puede que ninguna y haya alguna otra explicación que le de sentido a la frase. Estaremos alerta por si descubrimos alguna otra versión del dicho «Aquí hay gato encerrado» (o cualquier otro) y os mantendremos debidamente informados para que podáis presumir delante de vuestros amigos. 🙂