Gato tonquinés, a medio camino del siamés y del burmés

En este artículo os vamos a hablar del gato tonquinés, que es un cruce entre el gato siamés y el burmés. 🙂

El gato tonquinés

Esta raza, originaria de Canadá, es bastante joven pues su primer ejemplar nació entre la década de los 60 y los 70 (aunque hay quien la sitúa en los años 30). Pero esta raza no fue reconocida por la Canadian Cat Association hasta el 1974.

Características del gato tonquinés

El gato tonquinés se lo considera un gato de tamaño medio (pesan entre 3,5 y 4,5 Kg). Acostumbra a ser de formas finas y balanceadas con una patas largas. Puede llegar a tener varios colores (visón natural, de capa marrón con extremos de marrón oscuro; visón azul, de capa azul-gris con marcas azules; visón miel, de capa marrón profundo con marcas de color chocolate; visón champagne, de capa marrón-amarillenta, con marcas de marrón claro, y el visón platino, de capa gris con marcas más oscuras), pero lo que nunca cambia es el color de sus ojos que son de forma almendrada y de color verde azulados.

En cuanto a su carácter se los considera gatos activos y extrovertidos a los que les encanta llamar la atención. También son inteligentes y curiosos, a los que les gusta salir al exterior para hacer un poco de ejercicio. Son gatos que tienen facilidad para adaptarse a diferentes situaciones y que no les disgustan los viajes. Eso si, hay que tener en cuenta que son gatos con mucho carácter pese a ser muy afectuoso.

También hay que decir que esta raza acostumbra a ser bastante longeva pues estos gatos viven alrededor de 16 años.

Si queréis saber más sobre el gato tonquinés os dejamos, como siempre, un par de enlaces para saciar vuestro curiosidad: Mundo gatosComportamiento Animal.