Las huellas dactilares del gato están en su nariz

En este artículo de Gato Vago os vamos a hablar de la forma en que se puede identificar a un gato sin equivocación (lo que equivaldría a nuestras huellas dactilares). 🙂

Las huellas dactilares del gato

Pues si, como os hemos dicho al empezar este artículo las huellas dactilares del gato están en su nariz. Si os aceráis lo suficiente a vuestro gato como para verle la nariz (nosotros tenemos que ir con cuidado con Sora, que tiene las zarpas muy rápidas :)) veréis que tiene un dibujo formado por pequeños puntitos y hendiduras.

Ese dibujo es único y no hay dos gatos en el mundo que tengan el mismo. Incluso se podría llegar a utilizar la nariz para identificar a un gato. Pero claro, utilizar este método supone un problema al tener que embadurnar la nariz del gato de tinta y tener que estamparle un papel en la cara (Os lo imagináis? :P). Así que, en vez de eso, se le implanta un chip que es más fácil y cómodo que ir con ese tipo de identificación.

Lo que nos ha parecido curioso es que, a diferencia de lo que pueda parecer, el dibujo de las almohadillas de las patas de los gatos no es única como pasa con la nariz. Y, por lo tanto, sería imposible distinguir a un gato de otro mediante el dibujo de sus almohadillas. Así que si alguna vez os encontráis que las plantas de vuestro jardín están destrozadas y hay huellas de gatos no os molestéis en intentar compararlos con las de todos los gatos del vecindario que no vais a conseguir encontrar al culpable. 😛

Como siempre, si queréis saber un poco más sobre las huellas dactilares gatunas os dejamos un par de enlaces: Diario Mascota y The Nest.