Por qué a los gatos no les gusta el agua?

Todos hemos visto esos graciosos vídeos de YouTube en los que un inocente minino cae en una bañera e intenta salir con uñas y dientes, literalmente, hasta dejar los azulejos hechos un cuadro. Curiosamente, al tratarse de uno de los animales que más fama de limpio tiene… de dónde proviene esta fobia al agua?

Razones de peso sobre por qué a los gatos no les gusta el agua

Una de las principales razones por las que los gatos le temen tanto al agua es porque su pelaje no está nada preparado para mojarse. Aunque resulta impermeable a nivel superficial, si se moja mucho causará que pese más, y que nuestra mascota se sienta francamente incómoda, ya que el peso extra limitará sus movimientos y agilidad.

Otras razones válidas sobre por qué a los gatos no les gusta el agua incluyen que no les guste el olor a los químicos del agua (como sabéis, los gatos son muy sensibles a los olores) o, incluso, a que, como no se han bañado nunca y son animales de costumbres, experimenten un miedo por ser algo nuevo y desconocido.

Como en todo, hay excepciones

Hay algunos tipos de felinos a los que no les da miedo el agua, es más, puede llegar a gustarles. Ciertas teorías afirman que los gatos que viven en climas cálidos son más propensos a que les guste bañarse, ya que el agua los refrescaría y les haría pasar menos calor. Asimismo, a los grandes felinos como los tigres, leones y los ocelotes también les encanta darse un chapuzón.

Si tenéis pensado bañar a vuestro gato, echadle un vistazo a nuestro artículo sobre cómo hacerlo sin perder una mano 😉 Y recordad, no es saludable bañar frecuentemente a vuestro gato ya que pueden desaparecer aceites esenciales para la piel. Si os decidís a hacerlo, usad un champú especial e intentad acostumbrarlos de pequeños.

Aquí concluimos nuestro artículo sobre por qué a los gatos no les gusta el agua. Buen fin de semana! 🙂