Sabes a quien le importa? A mi pata de gato…

A mucha gente los gatos les parecen animales exóticos y dignos de admiración que, a diferencia de los perros, no buscan tu aprobación y que, la mayor parte del tiempo, te ignoran y pasan de ti.

Mi pata de gato te escucha!

Esto sería algo parecido a «háblale a mi mano» versión gatuna, que es lo que está haciendo este gatito que sufre estrabismo. Un «háblale a mi pata de gato» en toda regla. Algo que hemos encontrado navegando es que los gatos, a diferencia de los perros, no necesitan un líder de manada que los guíe si no que son totalmente independientes pese a estar en un grupo, y eso es lo que les lleva a ignorarnos constantemente y hacer lo que les viene en gana y pasar de nosotros. Otra cosa que se comenta en esta web es que en el tiempo en que los humanos empezamos a desarrollar la agricultura y junto con ella las plagas de roedores, eso significó un montón de alimento para los gatos que se desplazaron hacia los campos y de ahí la auto-domesticación de los gatos.