Te afeitaste con la mano del gato

En este artículo de Gato Vago os vamos a hablar del refrán «Te afeitaste con la mano del gato». No dudamos de la eficacia de afeitarse con la mano de un gato, pero nosotros no nos vemos capacitados para hacerlo. 😛

¿Te afeitaste con la mano del gato? ¡Qué bestia!

¿A quien no le ha pasado nunca eso de afeitarse y acabar con la cara llena de cortes y heridas por tener mal pulso o porque la cuchilla nos ha jugado una mala pasada? Pues esto es básicamente a lo que hace referencia este refrán, a acabar con la cara llena de cortes.

¿Por qué te afeitaste con la mano del gato?

Suponemos este refrán tiene su gracia en que los cortes que te puedas hacer con una cuchilla al afeitarte son parecidos a los que te podrían hacer las uñas de un gato si te llegase a la cara. De ahí que comparen los cortes de una cuchilla con las manos de un gato. Aunque, por otra parte, no únicamente podría usarse cuando te has afeitado mal, sino que también podría tener su uso cuando te has llevado golpes y arañazos en la cara después de una pelea o de haber tenido algún tipo de accidente.

Suponemos que lo importante de este refrán es acabar con la cara llena de cortes, poca importancia tiene como te los hayas hecho. Eso si, independientemente de que te hayas afeitado mal o te hayas llevado unos cuantos golpes si te dicen eso es porque debes (o deben) haberte echo una verdadera destroza en la cara. 😛

Y hasta aquí el refrán «te afeitaste con la mano del gato», esperamos que os haya gustado. Nos vemos mañana con un nuevo artículo en Gato Vago. 🙂