Transportines para gatos, cual escoger?

En este artículo de Gato Vago os vamos a hablar sobre cómo escoger transportines para gatos. 🙂

Transportines para gatos

Seguro que os habéis encontrado en más de una ocasión intentando llevar a vuestro gato al veterinario o de viaje y le habéis tenido que meter en un transportín. Pues bien, para aquellos que no lo sepan hay dos tipos de transportines para gatos.

Por un lado están los rígidos que son aquellos que están hechos de plástico endurecido y otros materiales que hacen que la caja se mantenga, como su nombre indica, rígida e indeformable.

Y por otra banda hay los blandos que son aquellos transportines para gatos que están hechos, normalmente, de tela pero que tienen una estructura rígida para evitar que el transportín se deforme con el tiempo.

Qué tranportín para gatos escoger?

Eso dependerá del uso que le queráis dar, del tamaño de vuestro gato y de su carácter. Si queréis usarlo para hacer viajes largos será mejor uno de rígido y grande (así podréis poner un comedero y un bebedero), en caso contrario si es para ir a dar una vueltecita con uno blando tendréis suficiente. Por otra lado si tenéis un gato grande es recomandable no usar uno de blando pues puede deformarse debido al peso, a parte de que será incomodo a la hora de transportar al gato. Finalmente tened en cuenta si vuestro gato se pone nervioso pues las uñas de los gatos traspasan la tela como si fuese mantequilla y os podéis llevar algún susto.

Por otra parte, no está de más que en el transportín pongáis una manta que le guste a vuestro gato o uno de sus juguetes para que esté más tranquilo. Aunque lo más recomendable es acostumbrarlos de pequeños para que no se pongan tan nerviosos. A parte, unos días antes de usar el transportín, se puede dejar a la vista del gato para que le eche un vistazo y no le coja de sorpresa.

Nosotros, por ejemplo, cuando Sora era pequeña intentamos usar un transportín de tela, pero vimos que se ponía muy nerviosa y traspasaba la tela con sus uñas provocando más de un arañazo así que en este caso sería mejor uno rígido. Por otra parte, Sora, en la actualidad, es una gata grande y un transportín de tela sería demasiado endeble para cargar con su peso, así que ya tenemos un segundo motivo para usar un transportín rígido, por eso mismo es del tipo que usamos nosotros. Además le ponemos una manta que le gusta mucho y que ya tiene su olor para que esté más tranquila.

Si queréis saber más sobre transportines para gatos os dejamos un par de enlaces: Actualidad Mascotas y Waku Planet.